lunes, 17 de mayo de 2010

¿Dueño?

En esta época en que se acerca el mundial de fútbol, y cuando los ánimos de los Argentinos se encuentran entre esperanzados y expectantes, nos llueven las ofertas de compras de televisores LCD, y de tarjetas de débito y de crédito que nos darán aún más descuentos. Una de estas empresas, una entidad financiera, nos abruma y nos desafía con una palabra llena de significados: DUEÑO. Los tipos te ofrecen ser dueño del aparato electrónico que comprarás en cuotas, o de la casa que adquirirás con un préstamo hipotecario. Nada más falso, y engañoso. Dueño es quien ha pagado la totalidad de la "cosa", puede darle el uso que desee, y nadie puede quitárselo. Si compras algo con tu tarjeta de crédito, y debes 49 cuotas, o si tan sólo debes 1, aún no eres su dueño, porque si no pagas tu deuda en algún momento te quitarán tu bien. Te propongo que seas dueño de bienes a los cuales puedas etiquetar con tu nombre, y cuando otros deseen usarlo les digas "págame, porque yo soy su dueño". Y comprenderás el verdadero significado de la palabra "DUEÑO". Sin embargo, no es tan sencillo. Muchos dirán: "es fácil decirlo, y nadie me dice cómo hacerlo". Independientemente de que en nuestras clases de coaching financiero sí te decimos "qué hacer, de acuerdo a lo que eres", a través de este medio te puedo decir desde dónde puedes empezar. Irónicamente, se empieza siendo dueño. ¿De qué? De tí mismo. Sé tu dueño, prohíbete consumir, desafíate a ahorrar, a capacitarte y a buscar qué puedes hacer con lo que tienes. Sé una rueda que gira en sí misma, no necesites de los demás para empezar, pero válete de los demás para continuar. Cuando uno empieza a ser dueño de sus acciones, y no vacila una vez que ha tomado una decisión, se va convirtiendo en su propio "dueño". Justamente esto no es lo que quiere el que te dice en una publicidad "dueño", es decir, quiere lo contrario. Quiere que gastes, sin más, que no pienses. En ciertas ocasiones escucho a la gente decir que los políticos argentinos quieren tener una sociedad sin educación, para que, mediante dádivas, puedan seguir consiguiendo votos. A tí te digo que esto no es sólo cierto en el ámbito político, sino también en el económico. Muchas empresas de consumo masivo están ahora librando una guerra contra tu voluntad, con generales expertos en técnicas de exploración de mercados. Te están analizando, preparan bombas mediáticas, compiten contra otros y se vuelven cada vez más carniceros. Es tu deber no dejarte engañar. Es tu decisión entender realmente qué significa ser "dueño".