viernes, 25 de febrero de 2011

Los Cuatro Patrones de Comportamiento de los Ricos


Lejos de ser reglas taxativas, las siguientes son observaciones resumidas y estructuradas acerca de ciertos patrones de conducta y comportamiento de los dueños de las grandes empresas de un país (quizá más que todo de mercados como latinoamérica):

Patrón 1: énfasis en lograr relaciones interpersonales valiosas, generar contactos, liderar a las personas. Esto puede resumirse en la actualmente llamada Inteligencia Emocional, y que implica tener un perfil comercial respecto de la relación con los otros.

Patrón 2: acercamiento a funcionarios políticos. Sin implicar corrupción, en la política se encuentran las grandes oportunidades para las personas y para las empresas que venden sus productos o servicios al estado. Los ricos saben manejar esta variable a discreción y conveniencia, como si fuera un recurso más en la cadena de producción de lo que venden.
Una vez hechos los contactos, y con la ayuda fundamental del Pilar 4, se pueden lograr además exenciones impositivas, promociones industriales y adjudicaciones.

Patrón 3: desarrollo de una personalidad ambiciosa. Voracidad, frialdad en la consecución de los objetivos, utilización de un comportamiento sin estructuras cuando se quiere lograr lo planificado, lo cual implica recurrir a estrategias llamadas “animales”, en el sentido de devorar a la competencia, al enemigo o al opositor. Es la utilización sin más de la “ley de la selva”, en la cual el más fuerte se come al más débil, o la tribu más poderosa arrasa con la tribu conquistada. En el aspecto empresario un ejemplo es la utilización del poder de monopolio de las empresas, y en el aspecto personal es la demostración de fortaleza espiritual de los empresarios.

Patrón 4: el principio de dar y recibir, pero en el sentido de “te hago un favor y me debes otro”. Es una estrategia que he visto ampliamente utilizada por muchos millonarios, que en su acercamiento ya sea al poder político o al poder económico-empresario, es la que les abre las puertas de manera indirecta para la entrada a los grandes negocios.